y y

-ved? usted

NANO halgar

179 po

444160: Adelia

11d ¡jade hdd lore

jardeza: 4:44

EN il ENDE eta di «aneliies e 40. pr 10aé pea AULAS de 0 0d LI daga

ade ads

05d nl!

vatdsja AO O! Vb I44 74394

CEDE Jas

AA

need > ¿ia

AOL IOOLUITAS

le adi

ae $e cae :

E hd qys Ip

IA: de al

49d

e as Hol pres

. tt pele e 4 meteo cr Jara juiaria der acoda e jaja da

ri

tds PEA denon daba jad do IM pele epa VA ondo pario As ardid uN e ap .% do ee

dl Y 2

Pue n la leis dal pepa ind?

¿Ud Nd e rea 44 Li Pri A hs se ij

¡a epa

vi 454 esq e

AAA! dh dos dais Yi RAE aria ca 4 ASIA? Pan ibciha dela relay us amaia q leido cala ay: ques a

1 ión

$ al vb RARE pe E Aia

edi EOS Miiná gaia: e pa dE 5; allan ses mm Ea Pre eeh ada

Ig da ge da, Pas Jens DIAN di $

Les ice Pdo

CTA visgdie, de

, Joe!

aa placa rada sados

PE rra pLOd AUS DEPARA COR El 4% dei 1 Pnyrvr tinta 4

OArAila y ANNA es

pal al

Mesta NOAA yes)

% Pao al ces didas a A a

1234 10d she mi dela IR taaia rai re. II lei

Ae Í AS peta de Lal dades

4 '.

Hvu4 dae! iia ALLA Hire des qa

TS te me qUe pos

sab a de PA q. petete Eder

lebáia de y e DRaNia dad ds rUesos IU un isa

14h sita > det

; A A A prepa > ESTER

e de

dijene pág 4 aa

NA il ma pifias

> Ce e

y ope ei rca ad m

edad

PIRAPIDIANS

Leal yd eri gob nieta das oe

0414 Deals YT ore da argot .

Siles nd

y pd? són ebro: se

maletas ENT ¡ls .. era Fe . die 910041 ot ¡djadahvie Ada

q

m0 nia

mida a Prep E s ALI Os Ind LS

SA Ig dao A q ' Aina ARI io

djadi aro sl a Ú harto, a seed

aaa dia parda A

Inia Mic Ii Aaa ares Liceras 1. a e iva AUR aio

de ie po

y caros ANN

,

eme *

Je aciis do: 1 dos A AEGENUrdO ¿0I Gdl can EE is

Aeiiie

. As dv

e oe0desS Iii

ba ada

qe ji dd

PORTE 4

10403 i0dd do

ed

10d

td Meda todas A MRE y

» he at

A Ane ce Sa

da pi AS: pavos

Aja 167 PEPE dra 16ón img

pedro cadal .le

ade qe

me Pía) e

patea caló ao dos ner Jaja en m si . B dad Med Lia NAO 30 e Me

dia ees Sita

ete,

Petaiós

Id 155

pl su Lia : Me Aedo pe le 14d 7) cant la delia dos Eiueda ida pa) . + Mi pues p

pas qn e. 18 icugióia” Medal:

dede k y

44 aida pte ea de tes + Uan bd ina 4

Ray

parc dd A ide ANEAOS m474] e es 00 ed e A 4

CANE add:

AE a ¡dicas

dep 1994: cnáno de

untada

super sl me

AA JAI dee ten qa 006

41m) . «ejo/4 doses mp 4%

Ape xa

Need da ee

pai AAA A meo Avena

> : 43 Ad TO

ds padbdia .1bmt om

vi eb dee 1400100! 004 ó )

bicad do liga ¡410 phd to! ads erige aia uyrda e jeeb o Adra pdas 5

aut

.u SD

mo ña

DI amos TS dedo ese Pontes eee A DAI

4 da rage dela

jad hi oe

de trpried,

perdes

Prbda Jage dejaste nido

gheNvia Petehadalo 4 denia:

rad

Soy

TADEO AAAdA e ¿06 et .

A ; : ¿AU a peri is 0 nes oir pedaso

Ae As e

d040. 04. Hadas po

ae pee 4

des

AYALA pr eronteiota,

Jaja Vat FF IMNHITAL rs 64 Ab: 'de / AE = "LA y PERA << == - : ys E 5 007 5 a. Uy o - PA AO 1d 14 | Al YN EN Y PES A z5 LAA) de 3 sy y 000" py y o) MN Hd de | E ¡UDATES

E)

ARAS A] E MWh e gor Y A E

Ap E py VS o RA ] 44 UA mi JE A LOMA UNS p

AR Gu. 'de v Nal NANO

Y

ES v SIE TT ) a Us Wwe de

. W Um O

ñ á il Mr

ww A , - ww! Miau E ds ds AIDIS PE] | ; ¡ , AAN A A ON il A poes y N k 5 me : A p y ¡IA A LM “a Lg 44 YY

op AH 5 LD DD Ay y en Pr la Ad PIT Go: JU

as l B . ARA - eg P $) r” Y ds El . : re, E p : "a ¿vr dy j ES ww ER Ad - a. » PR! D AENA Os OS A HN

: JU 00 ers" ó : E E y Dye. W, y -. O Ara y AA d” + ELLA Add + e 5% re! Ñ <p? E 185 ca ATINA : Ip Sl eE Hb a E f 7 Jer pu

u d 5] v

> A TA AA , ne PLN , pd To AY AER AA de A y O dd ha ES A puna: A te AUTE Puna dd Y nt” e he y Ny do a rt h tn el E Ñ Yes? q A IL , fini A 4 y j v E5ig h di Al MAMAR Mena ette ret MAL A AMA Ul ps ; AAA y 6 Ye py 0 Mp ir ero ines MT Aldo aa y | Yee! » v e des 0d A | y | My S. v pe] AED ri «nr Wi a S HE , ES] Ma y) y 449 47) a w wr w Ww 7 S , pu dl PAS ve q pS ee Wrwy Ml - vu Jj La) 4 h y z 1377) Aa o LA A DIN - ATAN AO A : 0 ÑÁ y - 2 Ñ LP . Tm 4 Mm A % Ue dre e e . 4 Ay Mr, IM ¿44d ¿0 ul S a y? AN .” E > 5 d Ad pa 4 2 : haa PAPAL AL FLIA LAA MS S | | NA

Y er + TAR

RA, RES » yy Y a mud y E AS yo a My > A 5D py y o A AA Pres E a els HUNT AA e LL In 4rór UL iN AN MAS IS” - AI Y) CARA 5 qUe AA 1) MU Li VA” 141 ho, Os 5 qua tii 1088 e. AID y po e Ina ¿de ip y EAN RS o p

mn, AN Mi e? dese E ea 7 4 A ¡ BI, Sd y 0 . N su Xx A Mm JD e Hi CG ia o 4 im E: ll se nd y A o e

4 ds. pIA w > > e Me E E FAA AAA id e

$ Ma 5) rr. wr O > Maa Wa FU Ga A AS ys 7 a “yy LE y: WWA dy ty A) EN AA 1 A w Re 0 nx do HT a Ma ATM A mojo AS 7, Hd WIR) SE AS RS n. e "+ PS ] Si s HE y J BAT AS A EE 1 E UN yaa, EPRIPO GO SOI dd” DAN DANA mn E ,: Si , ae y L] dir! E , ES DAA ¡1H OS CAR ud - ¿4 e atado QM ' Ú A a ) > Po : Pedeni Ce A E Pd Y Ú di 4 a AT PH Pr AIDA E + 8y 3 dal : > ? A A A P ps A PU “by LF , i au 3 q” i > bo lo Á vyvvr re ESA .4 PALIO ey Pure CUNA Ur e SS Pan LA Eh. a . AS tt yr yA ALA, hi,” A FRY =_.-o VU te ie 1499 LU 17 ANETO ARA ART II PILI bel ee new”

Y ed E vd AS | o : PA ll dad ga EN ceca ,

dell EY noo 07 079 a Y yy : 4 ADJ IDO t4uy" Ad

A o '.. Mm Wi 07 ALATRU AS 5 Y - A ISATIÓS a IIVEGII AE ATAR AAN TIA PI DS, “MAL S A ÁlNe yt Y uds qu yw m3 "Pr O y) » HA, an a ¿ o. Yu uN "tu pe e DANDO ARA e Doe eje Mo A S AE AUN A y PE LAA >. A TIN «Y Vr IN pS y O ¡Jrs Y Y Voy Y, ur N, Ya da ey 5 Ho] o y Ny Y Y »” TPHAAL A fa "MA "NM Mi Y y * PUSE SS ls w “7 » + > E ' . e 1 a A A » po » Ys 1 5 > Va AA FA > e. LY 7 to e y NS] A ] ON > y A Ma UE A! Winx ¿2 JOA 0 dE yu us sad Mn? y y » 1 Var, hd vo, ¿did DU puede: y Midi bd ya” y v TERA $ rl A ll u Es rd: Mi vopetyoviltv IAS Mus? Yo, NE My ] - » 1 h z E > Y eN? É UN AHI le | ta! Ys AAA UL A A os Td. Jeado Pd a L lar as ds 4 ul 1 » hb» Py bar MS "wr to A

7

DE LA

SOCIEDAD CIENTÍFICA

ARGENTINA E

—_——

rm

o Yi GEOLOGICAL AUUVEY , MAY. ]

e d

DirECTOR :- Ingeniero EDUARDO AGUIRRE LIBRAR: Es ms ADORA Y ES SECRETARIOS : Agrimensor ALEJANDRO FOSTER Y señor Pámelr—osms y

- REDACTORES

- Ingeniero doctor Valentín Balbin, ingeniero Angel Gallardo, senor Juan B. Am- brosetti, ingeniero José S. Corti, ingeniero Santiago E. Barabino, doctor Pedro N. Arata, ingeniero Federico Birabén, doctor Eduardo L. Holmberg, doctor Roberto Wernicke, doctor Raimundo Wilmart, ingeniero Nicolás de Chapiroff,

ingeniero Benito J. Mallol, ingeniero Carlos Paquet, ingeniero Miguel Iturbe,

ingeniero Vicente Castro.

ENERO-FEBRERO 1901 ENTREGA 1, POMO LI

> e,

PUNTOS Y PRECIOS DE SUSCRIPCION ES LOCAL DE LA SOCIEDAD, CEVALLOS 209, Y, PRINCIPALES LIBRE 4s JUL 1 9 1926 |

oO a oa ot ARBCIÓN $ m/r 1.00 ;

Poraño. podais NAME Lo: 0 » 12.00 MO OA y

Número atrasado. cocorroonorercarenoos » 2.00 lONAL MUS y Pe - para los socios.......- » 1.50 AN): Sa La suscripción se paga anticipada

OA

BUENOS AIRES

IMPRENTA Y CASA EDITORA DE CONL HERMANOS 684 CALLE PERÚ 684

19041

pe MP rotidente: ida - Ingeniero doctor NEUE, B. Ban Vice-Presidente (o Doctor EDUARDO de HOLMBERG.. 4 Ld. 20 Señor ENRIQUE CHANOURDIE..

; Secretario de actas Señor Luis MIGUENS. : .— correspondencia. Ingeniero ARTURO PRINS. Tesorero.......... Ingeniero Ignacio AZTIRIA. Bibliotecario...... Señor Luis CURUTCHET.

IO CAOS SS ios

AO : al ienicro ARMANDO a Ps Ingeniero SEBASTIÁN GHIGLIAZZA. _Gerente........... Señor JUAN BOTTO.

Juan B. AMBROSETTI. Rastros etnográficos, comunes en Calohaguí y México. O:

E. Herrero DucLoux. Aluminotérmica....... DE EUA LE E E ou BN A de e Primera reunión del Congreso A oe dcal Terminación de sus. AOS a E A A ed A AA

FLORENTINO AMEGHINO. L'áge des none sédimentaires de Patagonie suo G. Corraub. Análisis micrográfico de los aceros al carbono. Traducción de E. He

rrero Ducloux (CONTINUACIÓN) IS Sota EN OTE LE —BripLIo0GRAFÍA : HarIoT; Liste de A ogames et ES vasculaires recol= tées á la Terre-de-Feu par MM. Willems et Rousson. Revista do Museu

Paulista, Nrcer, Beitrag zur Kenntnnis der Phyllactinia.— Nrern, Uredineae. et Ustilagenese Fuegianae a P. 0er collectas. A eco IN

0 ed pon q :

ANALES

SOCIEDAD CIENTÍRICA ARGENTINA

ANALES

DE LA

OCIEDAD CIENT

ARGENTINA

DIRECTOR :. Ingeniero EDUARDO AGUIRRE

SECRETARIOS : Agrimensor ALEJANDRO Foster y señor FéLix F. Outes

TOMO LI

Primer semestre de 1904

BUENOS AIRES

IMPRENTA Y CASA EDITORA DE CONI HERMANOS 084 CALLE PERÚ 684

19041

¿les pg!

: ON

CS SOU O Ed MN l

BIN Y

(0

RASTROS ETNOGRÁFICOS

COMUNES EN CALCHAQUÍ Y MÉXICO

Por JUAN B. AMBROSETTI

En uno de mis paréntesis á los estudios Calchaquíes, emprendí la lectura de la primera parte de la obra : México á través de los siglos, que contiene el magistral trabajo arqueológico del señor Alfredo Chavero.

Muchísimos datos he encontrado en ella, que bien pueden servir de jalones á las grandes invasiones precolombianas de los pueblos de Sud América.

Desde que empecé á publicar mis Notas de arqueología Calcha- quí (1), he insistido en la similitud de algunos objetos y costumbres de nuestros valles con los de los indios de Nuevo México; es decir, los llamados genéricamente Pueblos, tales son : los fetiches ani— males, el peinado de moño, etc.

Anteriormente Lafone-Quevedo (2) y Ten-Kate (3), habían notado otro tanto como en los Zemes, la muerte de la alfarería por perfo- ración, lo que he encontrado también en una pipa de esteatita, elermelce

Para explicarme el simbolismo de las urnas funerarias, estu-

(1) Boletín del Instituto Geográfico Argentino, 1896 á 1899,

(2) On Zemes fron Catamarca. American Antropologist, 1891.

(8) Rapport sommarre swr wne excursion archéologique dans les provinces de Catamarca, Tucuman et de Salta. Revista del Museo de La Plata. Tomo V, pági- na 329 y siguientes.

6 ANALES DE LA SOCIEDAD CIENTÍFICA ARGENTINA

diando sus figuras antropo y zoomorfas casi siempre, con exclusión del sol y predominio en cambio de la serpiente, he tenido que va- lerme de la leyenda pre-incásica del norte del Perú, es decir, de la de Catequal y Piguerao (1), en una palabra, el culto del rayo y el true- no general en toda la región oeste del continente americano, y co- nocida en muchas de sus ramificaciones y representaciones por la del pájaro de la tormenta ó Thunder Bard.

Nuestros Calchaquies, estudiados en minucioso detalle, nada tienen de peruanos, y mucho menos de los de la época incásica, y si algunos rastros hallamos comunes á ellos, creo que deben refe- rirse á una época muy anterior; á la de las grandes invasiones continentales.

El Calchaquí tiene más del Aymará que del Quíchua, y este idioma que aún se habla en la República Argentina, es de importación post- colombiana, y fué introducido por los yanaconas que venían con los españoles y divulgado por aquellos entre los Calchaquíes sub- yugados, á lo que contribuyeron también mucho los misioneros venidos del Perú, los que á su vez lo habían aprendido en los Cole- gios del Cuzco y Lima. :

Esto mismo he tratado de demostrarlo en otro trabajo (2), y día á día se acumulan nuevas pruebas que confirman estas afirma- ciones.

El señor Chavero jalona algunos puntos de una gran invasión Norte-Sur de los Vahoas, y estos Nahoas parecen haber sido los antecesores de los Pueblos de Norte América, con quienes tanta similitud tienen los Calchaquíes.

Dejemos la palabra al señor Chavero (3) :

« Ya hemos dicho como los nahoas, á pesar de proceder de la región oriental, se vieron obligados á ocupar la cordillera que de norte á sud atraviesa nuestro continente inclinándose á la parte occidental, de manera que mientras por el lado oriental quedan grandes y extensas llanuras, en el del Pacífico es verdaderamente una lengua de tierra que se extiende desde la parte más septen- trional hasta Perú y Chile. Siendo esta zona, entre la cordillera y el

(1) AMBROSETTI, Divinidad Catequil ¡?). Notas de Arqueología Calchagui, n* XII.

(2) Los Incas no dominaron la región Calchaquí. Notas de arqueología, etc., n” XVIII.

(3) México á través de los siglos, página 107.

RASTROS ETNOGRÁFICOS COMUNES EN CALCHAQUÍ Y MÉXICO 7

Pacífico, la de la raza nahoa, digámoslo así, comprenderemos cómo en los primeros tiempos se extendió por ella hasta el Perú ; pero cortada en diferentes lugares por sucesos posteriores, la en- contramos ya localizada en la parte noroeste entre los grados 23 y 38, extendiéndose, según algunas opiniones, hasta el 42. Ningún territorio podía ser más á propósito para el desenvolvimiento de la raza, pues de dicho grado 42 hasta nuestra frontera, se ensancha la zona, abrazando las magníficas llanuras que forman hoy la Ne- vada, Utah, Nuevo México y Arizona, comprendiendo además el riquísimo país de California. Este país era más importante en aquellos tiempos y más propicio á las costumbres agrícolas de los nahoas; pues, por los estudios que del terreno se han hecho, se ha conocido que antes había en él caudalosos ríos y depósitos de agua que debieron fertilizarlo grandemente; pero la parte más importante de aquella región fué, sin duda, la que pertenece á nuestro actual territorio y comprende Sonora y Sinaola. Toda la región era el Chicomoztoc ».

Más adelante, en la página 247, vuelve á tratar de la dispersión geográfica de las primeras emigraciones nahoas é indica el por qué del aislamiento de varios de sus grupos á causa de la intromisión de los quichés.

Volvamos á oir al señor Chavero (1) :

« Veamos que deducciones podemos sacar de estos hechos. Pri- mera, que antes de que las invasiones dividieran al territorio en diversos pueblos y la lengua en diferentes dialectos, hubo una gran nacionalidad que se extendió desde el Istmo, por la costa del Pací- fico, hasta llegar al Michuacán y colindar con los chichimeca ; se- gunda, que aquella raza bajaba en esos primeros tiempos más al sud, casl hasta llegar al Perú, pero que fué cortada pór la quiché, como lo comprueban los popolocos que quedaron aislados por la parte de Guatemala; y tercera, que aquellos pueblos se habían formado de las emigraciones nahoas hacia el sur, pues, que sus lenguas, á pesar de las muchas modificaciones que sufrieron en el transcurso de no pocos siglos, conservaron su carácter polisilábico y cierta analogía con el nahoa, siendo bastante notable en el tarasco de Michuacan ».

Después, y esto es de suma importancia, establece la distribución

(1) Página 247.

8 ANALES DE LA SOCIEDAD CIENTÍFICA ARGENTINA

geográfica del aimará, ligándolo con el chapaneco ó mangue de Chiapas; y da la explicación de esas grandes sacudidas que del Perú llegaron hasta Nicaragua, y que, según suponemos nosotros, serían la continuación de las invasiones del Tucumán y Collasuyo al Perú, engrosadas en su marcha por otras naciones, y de las que nos habla Montesinos en sus memorias (1).

He aquí el dato del señor Chavero (2) :

« Pues bien, el huabe tiene gran analogía con el nagradan de Nicaragua, y lo mismo sucede con el chapaneco; á su vez, por los estudios de M. Brinton, sabemos con certeza que el chapaneeo ó mangue de Chiapas es hermano del mangue de Nicaragua, y este lo es del aymará del Perú. Ya ahora nos explicamos perfectamente la tradición conservada por Remesal y la emigración de los qui- chés.

«Por guerras y conmociones que hubo hacia el Perú, y que alcan- zaron á Nicaragua, los habitantes de esta región, siguiendo al pa- recer la costa oriental, penetraron en los valles del Usumacinta y continuaron hasta el Istmo en donde fueron detenidos por los tza- poteca, de donde resultó que fuese destruida la civilización palem- kana; que el pueblo antiguo se refugiase en la costa de Zakloh- pakab y que los quichés bajaran á Ixirché á fundar un nuevo reino. Viene á ser confirmación de esto que lo mismo se encuentran chontales al sud de Nicaragua que en las costas del Potonchan y el Xicalanco, lugares en que Chontal significa extranjero. Ya hemos dicho que probablemente esta invasión tuvo lugar en el siglo xt. »

Ahora bien, ya tenemos dos grandes invasiones inter-continen- tales, en la región oeste, que abarcan la envrme zona entre las sierras de Córdoba ó quizas, desde Mendoza hasta el norte de México. Un estudio serio y comparativo de las innumerables ims- cripciones sobre rocas (petroglyfos) que se hallan esparecidas en todo ese trayecto, quizás más adelante, nos alguna clave que nos descifre mejor sus itinerarios.

Además, la enorme cantidad de hachas de-piedra pulida con surco, de un tipo común, que podemos llamar occidental, y queen- contramos en la región oeste de la República, tan parecidas, por no decir iguales, á las del hemisferio americano norte, de las que

(1) Memorias antiguas historiales del Perú, capítulos 8, 11, 13 y 14, cuyos extractos he dado en mi trabajo sobre la Divinidad Catequal (?). (2) Página 417.

RASTROS ETNOGRÁFICOS COMUNES EN CALCHAQUÍ Y MÉXICO 9

tantos ejemplares ha publicado ya, en su hermosa serie de volú- menes, el Bureau of Ethnology. La dispersión geográfica del culto de la serpiente, simbolo del rayo, su representación iconográfica con plumas ó trazos flamíjeros tan abundantemente representada en todos los objetos calchaquíes y pueblos; y el rol que aún des- empeña este animal en las prácticas supersticiosas de esos pueblos de Nuevo México, para pedir agua. La leyenda pre-incásica de los hermanos Catequil y Piguerao, esos héroes meteorológicos, provis- tos de armas célestes, que luchan con las nubes, y salvan la tierra sedienta haciendo producir la lluvia, y cuyos rastros creo haber hallado en Calchaquí, se halla también en una forma parecida entre los Pueblos, primando sobre todas ; como la de los hermanos Ma'asewe y Uyuuyewé, nacidos también de una virgen y del: sol entre Jos Indios Sia (1); y la de los hermanos de la lliada Zuñi, que el sol creó por mismo y á quienes dió entre otras cosas un arco y una flecha (el arco iris y el relámpago), héroes también meteorológicos (2), algo nos pueden probar al respecto.

Si alguien pudiera observar la inmensa área de dispersión que se fija á estas viejas razas invasoras, no debe de olvidar la no me- nos inmensa porción de Sud América que abarca la raza guaraní, la que, está fuera de duda, se extendió desde el mar Caribe y mu- chas de sus islas hasta las puertas mismas de la ciudad de Buenos Atres.

A medida que aumenten los estudiosos de la arqueología y etno- grafía americana, y sobre todo estudiosos desapasionados y sin ideas preconcebidas y que hagan sus observaciones +1 situ, muchas cosas y datos se han de descubrir que arrojarán más luz sobre este asunto importante. |

Por mi parte, sin mayores pretensiones y simplemente como datos, doy los siguientes, que, en lo que se relaciona con los Cal- chaquíes, han sido publicados ya en su mayor parte, en un trabajo inserto en estos mismos Anales, con el título de Costumbres y supersticiones de los valles Calchaquies de Salta (3).

Se trata de algunas prácticas supersticiosas iguales á otras me-

a

(1) The Sia, by Matilda Coxe Stevenson. Elevenih annual Report of the Bu— reaw of Ethnology, 1889-90. pág. 43 y sig.

(2) Zuni fetiches by Franck Hamilton Cushing, en el Second Annual Report of the Bureau of Ethnology, 1880-81, pág. 13.

(3) Tomo XLI, año 1896, pág. 41 y sig.

10 ANALES DE LA SOCIEDAD CIENTÍFICA ARGENTINA

xicanas, que indudablemente, quieren decir algo más que curiosas coincidencias. Estas son :

12 El lavatorio del viudo ó de la viuda, en la muerte de su con- sorte.

22 El perro, para ayudar al viaje del muerto.

3% El buscar el espiritu de los niños.

En los valles Calchaquíes (Departamentos de Molinos y Cachi), cuando una persona casada muere, ocho días después se procede al lavatorio.

En esta ceremonia intervienen todos los parientes y amigos.

La noche anterior velan las ropas del muerto sobre una mesa 6 en el suelo, colocándolas de modo que representen una forma hu- mana.

Al día siguiente, bien temprano, se dirigen todos hacia el río ó arroyo más próximo, llevando, si el muerto ha sido un hombre, su caballo ensillado, el perrito y demás objetos que le pertenecieron, sin olvidar las ropas, el arado, la pala, en una palabra todo lo que en vida usó.

Si es mujer, á sus ropas agregan : el huso, el peine, los lizos y demás piezas del telar, ollas y demás objetos que le pertenecie- ron.

Una vez en el arroyo, los parientes y amigos empiezan el lavato- rio, lavando primero el viudo ó viuda, bañándola bien, lavándole después la cabeza, para recién peinarla, pues desde la muerte del consorte no se ha podido tocar, ni arreglar el cabello.

Lavan después los demás útiles minuciosamente; y al caballo después de haberlo tuzado y compuesto, lo largan.

Al perrito, en cambio, le dan bien de comer y después lo ahorcan y entierran junto al sitio del lavatorr0.

En México, nos dice el señor Chavero (pág. 120), que los misio- neros encontraron la siguiente costumbre, la que, con justo motivo, llamó su atención : « cuando moría el marido ó la mujer, cojían al viudo ó á la viuda y cubriéndole el rostro con una manta, luego que celebraban los funerales del difunto, lo llevaban con gran prisa al río y allí lo zambullían tres veces en el agua, con el rostro hacia

RASTROS ETNOGRÁFICOS COMUNES EN CALCHAQUÍ Y MÉXICO 11

el oriente, repitiendo tres días la ceremonia. Después lo ponían en una casa cerrada por todas partes durante ocho días, y no había de comer carne, ni pescado, sinó punole ó 1zquitle, y no le había de ver ninguno de sus parientes ».

Como se ve no puede haber dos costumbres más iguales, el lava- torio del viudo se hacía después de los funerales, lo que equival- dría más ó menos á los ocho días, como en el valle Calchaquí.

Lo del encierro del viudo tiene también su equivalente en nues- tros valles, y una forma de ello, se puede considerar en las ceremo- nias del cabo de año de la muerte del consorte; en esa época y á la vuelta del pueblo más próximo, donde han hecho rezar una misa por el alma del finado, la viuda se encierra y los parientes se sien- tan afuera de la casa rodeándola, conversando en voz baja, mas- cando coca, bebiendo chicha ú otra bebida, hasta las doce de la noche, hora en que la viuda aparece derrepente, vestida de rojo ó cualquier otro color vivo, para indicar así que se ha despojado del luto, lo que da margen á que los parientes abandonen su compos- tura y den principio al baile, que se sigue hasta el otro día, en medio de sendas libaciones.

Entre los indios Sia (1), de Nuevo México, también tienen una costumbre parecida. Si el marido muere, la mujer es bañada después del entierro por una de las mujeres de su clan.

Esta operación se hace para que el viudo quede aliviado de gran parte de su dolor, y su tristeza se reduzca á lo más mínimo po- sible.

Cuando muere la esposa, el marido es bañado por una mujer de su propio clan.

El baño ó lavatorio del viudo ó viuda entre los Zuñi se hace por una razón diferente (la autora no dice por qué).

Cuando muere una criatura, el padre y la madre son bañados, pero la criatura no se baña si algunos de sus padres muere (2).

(1) The Sia by Matilda Coxe Stevenson (Mortuary Customs, pág. 145), en Eleventh Annual Report of the Bureau of Ethnology, 1889-90.

(2) El texto inglés es el siguiente : If a husband dies the wife is bathed after the burial by a female member of her clan. this is done that the one remaining may be cleaused of much of sorrow and be only a little sad. Wen a wife dies the husband is bathed by a female member of his clan. The bathing of the remai- ning husband or wife in Zuñi is done for a very different reason. When a child dies both the paternal and maternal parents are bathed; but children are not bathed when a parent dies.

19 ANALES DE LA SOCIEDAD CIENTÍFICA ARGENTINA

Esta costubre de bañar al viudo, que persiste aún en estos días en pueblos tan separados, pero que dadas las condiciones de aisla- miento en que viven, hace que se conserve, es un dato de suma importancia que hay que tener en cuenta, para que, agregándolo á los otros escasos que ya hemos descubierto, nos desvie de la cómoda senda de atribuirlo todo á meras casualidades, y nos haga ver siquiera algo claro, en el laberinto de las invasiones prehistó- ricas.

En México, el viaje de los muertos nos suministra otro dato de sumo interés, y es el que se refiere á la ayuda del perrito para lle- gar á la segunda mansión ó Mictlán, una de las cuatro que consti- tuían sus regiones de ultratumba y á donde iban los que morían de enfermedad natural.

El viaje se efectuaba, según el señor Chavero (pág. 106), del si- guiente modo :

« Para llegar á la segunda mansión llamada Mictlán, en que rei- naban Metlántecuhtla y Mictláncihuatl, tenían que hacer los muer— tos un largo viaje. Le explicaremos siguiendo el orden de la pin- tura geroglífica.

«El muerto había de pasar primeramente el río llamada apano- huaya. Necesitaba para atravesarlo del auxilio de un perrillo, techa- ch. Para esto hacían llevaral difunto un perrito de pelo bermejo, al que ponían al pescuezo un hilo flojo de algodón. Contaban que cuando el difundo llegaba á la orilla del apanohuaya, si el perro lo conocía por su amo, lo pasaba á cuestas nadando, y que por eso los naturales criaban á este efecto dichos perrillos; lo que hacían con. los de color bermejo, pues los de pelo blanco ó negro, no pasaban el río, porque el de pelo blanco decía : yo me lavé, y el de pelo ne- gro : estoy manchado.

«Esta leyenda propular acredita su origenn ahoa, pues, en México había sólo el perro rtzcusntla, y el techichr es el precioso perrillo con pelo de nuestra frontera, conocido por de chrhuahua. »

Ahora bien, el perrito que los Calchaquies, aún hoy día, ahorcan y entierran en la ceremonia del lavatorio del viudo, tiene por objeto para que su alma sirva de cabalgadura al alma del muerto en su viaje de ultratumba.

RASTROS ETNOGRÁFICOS COMUNES EN CALCHAQUÍ Y MÉXICO 13

La descripción de ese viaje no he podido conseguirla, creo que deben de haberla perdido ya con la influencia cristiana, puesto que que ellos dicen : que el muerto va allá arriba ó al cielo; pero la práctica de hacér acompañar al alma del muerto por el alma del perro para que le sirva de cabalgadura (1), esa queda y se conser- vará aún durante mucho tiempo.

En una tumba del oeste de Molinos, que contenía seis cadaveres, encontré el esqueleto de un perro; actualmente lo está estudiando el profesor doctor Nehring, de Berlín, y de su especie podremos saber algo pronto.

Esta segunda coincidencia, entre ambas costumbres funerarias, vale la pena de que no pase desapercibida.

El doctor Ed. Seler, en su trabajo sobre La Magia en el antiguo México (2), habla de otra costumbre muy curiosa, que tiene su equivalencia en el valle Calchaquí, y es la que se refiere al extravío del tonalla ó alma del niño, ó pérdida del espíritu.

Dice el doctor Seler : El mirar al agua era otra práctica muy en voga. Jacinto de la Serna refiere que en casos de grave enfermedad en un niño, y cuando se sospechaba haberse extraviado el tonalla, es decir la dicha del mño, como lo traduce el autor, su espiritu protector, ó como también podría traducirse : el alma del niño ; se solía sostener el cuerpo de la criatura sobre una fuente de agua con la cara hacia abajo; si el reflejo de esta última era obscuro, debía temerse por la vida de la pequeña enferma, pero siendo claro, la enfermedad no era de consideración.

Una de las creencias que entre los actuales calchaquíes me lla- maron más profundamente la atención, fué la del alma doble, á una de las cuales que llaman espíritu, tiene la facilitad de perderse 6 abandonar á las personas, sobre todo á los niños.

Las madres, para que sus hijos no pierdan el espíritu, los fu- migan con basuras que han recogido en los cuatro ángulos de la

(1) Hay que notar que los ríos en Calchaquí no son para ser pasados á nado.

(2) Traducción bajo este título en la revista El Siglo XX. Tomo I, n” 2, Buenos Aires, 1900.

14 ANALES DE LA SOCIEDAD CIENTÍFICA ARGENTINA

casa, y que arrojan sobre una pequeña fogata, después de rezar un Credo. ¡

Otras, no contentas con esta operación, todas las tardes á la ora- ción, hacen recorrer por otras chinas, los lugares por donde han andado las criaturas durante el día, con el objeto de que llamen á gritos á sus respectivos espiritus á fin de que, por casualidad, no vayan á quedarse perdidos por allí. |

Los gritos que dan son los nombres de las criaturas.

Compárese esta pérdida del espíritu calchaqui, con el extravío del tonalla mexicano.

Dejo al lector los comentarios; pero al terminar me pregunto una vez más ¿es posible ser indiferentes antes estas coincidencias, y atribuir todo simplemente á la obra de la casualidad, ó se deben considerar ya de una vez como producto de algún antiquísimo con- tacto entre nuestras tribus andinas (calchaquíes), y esas otras del hemisferio norte llamadas nahoas, pueblos, etc. ?

Noviembre 1900.

JUAN B. AMBROSETTI.

ALUMINOTERMICA

POR E. HERRERO DUCLOUX

Bajo este nombre se comprenden las nuevas aplicaciones del aluminio, presentadas en la Exposición Universal de Paris del año pasado; se trata de obtener con él metales puros y elevadas temperaturas.

A Meissau y Alelouis se deben las primeras experiencias de este género y su explicación teórica, y á Goldschmidt, fabricante de productos químicos, la aplicación industrial de los fenómenos de la aluminotérmica.

El principio general puede explicarse así :

Siendo considerable el calor de formación de la alúmina, debe poseer el aluminio en virtud del principio del trabajo máximo un poder extraordinario para reducir un gran número de óxidos metálicos, es decir, todos aquellos cuyo calor de formación es inferior al de la alúmina.

En este caso se hallan los óxidos de hierro, nickel, cobalto, cromo y manganeso.

Goldschmidt ha experimentado sobre el óxido de hierro y ha establecido que si en una mezcla de este cuerpo y aluminio en granos se provoca por un artificio cualquiera la reacción, ésta se propaga en la masa entera. Como artificio empleó; un pico de Bunsen con el cual calentaba la masa de un punto cualquiera y luego sustituyó este medio por una mezcla de peróxido de bario y aluminio en polvo.

El peróxido de bario abandona fácilmente su oxígeno al contacto de la llama de un fósforo y se tiene :

3Ba0? + 4Al = 2A1?0* + 3Ba.

16 ANALES DE LA SOCIEDAD CIENTÍFICA ARGENTINA

Iniciada así la reacción en una mezcla de óxido de hierro y aluminio, se obtiene finalmente :

Fe?03 + Al = Al?0* + Fe?.

Para realizar la experiencia se puede operar en un crisol, haciendo una mezcla íntima de estos cuerpos, etc., en las preparaciones que las ecuaciones químicas determinan; en el centro de la superficie | superior se pone una pequeña cantidad de la mezcla bario-alumnio, se enciende ésta y toda la masa entra en fusión.

Si se deja enfriar el crisol y se rompe se hallará alúmina en la superficie y en el fondo un botón de hierro que se desprende fácilmente del crisol. :

El método ha sido ya aplicado á un gran número de óxidos y entre ellos deben citarse los de nickel, cromo y manganeso, cuyos precios soportan perfectamente los gastos que exigen los procedi- mientos aluminotérmicos.

Tratándose de la fuerza de los productos obtenidos, debe hacerse notar que supera este método al del horno eléctrico, puesto que este último produce solamente metales carburados destinados á ser purificados por operaciones ulteriores, mientras que la alumino- térmica da metales puros, siendo puros los cuerpos que se mezclan.

Cuando se somete al método de Goldschmidt el óxido de cromo, se obtiene un corindón colorado en rosa por el cromo que lleva el nombre de corubs señalado por el mismo autor.

Refiriéndonos á la obtención de elevadas temperaturas, debemos señalar entre las aplicaciones la soldadura de rieles.

He aquí como se procede : se reunen los rieles á soldar por tirantes de tornillo, se adapta un molde de hierro alrededor de la soldadura, y se reviste el molde con la arena empleada comunmente para este objeto. Por otra parte, se prepara en un crisol refractario (recubierto interiormente de magnesia para impedir la disgregacion de los silicatos que lo constituyen) la cantidad necesaria de termita, mezcla de óxido de hierro y aluminio, se inicia el fuego y se vierte la masa fundida en el molde.

La temperatura que se alcanza es suficientemente elevada para ablandar los extremos de los rieles; y al cabo de algunos instantes, basta obrar sobre los tirantes para producir la soldadura por presión. Enfriada la masa, algunos golpes de martillo bastan para desprender la capa de hierro que rodea la soldadura gracias á

ALUMINOTÉRMICA 47

una ligera costra de alúmina interpuesta entre aquél y los rieles.

Fundándose en el mismo principio, se ha conseguido soldar tubos y rectificar piezas metálicas.

Entre los metales obtenidos por la aluminotérmica figuran el cromo, el manganeso, el nickel, el cobalto, el niobio y el oxidulo de vanadio que resiste á ser reducido y que sólo ha podido ser obtenido como tal V?0.

Como compuestos del mismo origen citaremas el ferroboro, el cobre manganifero, el ferrotitano y el corubí de que hemos hablado.

Estos son, á grandes rasgos, los resultados obtenidos en este moderno método metalúrgico que abre á la industria nuevos horizontes de una importancia considerable.

9)

AN. SOC. CIENT. ARG. T. LI

PRIMERA REUNIÓN

CONGRESO CIENTÍFICO LATINO-AMERICANO

TERMINACIÓN DE SUS' TRABAJOS

Los señores Samuel A. Lafone Quevedo y Félix F. Outes encarga- dos por el comité ejecutivo del Congreso Científico Latino-Americano para reunir, coordinar y correr con la publicación de los materiales correspondientes á la sección de ciencias antropológicas y socioló- gicas que forman el tomo Y de los resultados de ese brillante certamen, han dado cima á sus trabajos con la publicación del mencionado tomo.

De los 22 estudios presentados en dicha sección han sido elimi- nados todos aquellos cuyos autores resolvieron publicarlos sin esperar la aparición del volumen correspondiente.

Encabeza el tomo el resumen del estudio del profesor Pedro Scalabrini, Demostración filológica de los conocomientos de los Indios. Luego sigue una erudita investigación del señor Daniel Barros Grez sobre la palabra gaucho, origen probable de este nom- bre y su significación.

La raza pampeana y la raza guarani ó los indios del Rio de la Plata en el siglo XVI, por el señor Samuel A. Lafone Quevedo, es un detenido estudio de etnografía comparada de la región austral de este continente.

El señor Florencio de Basaldúa ofrece una Contribución al estu- dio de la prehistoria é historía de la nación Eskalduna.

El guarani y los cuá ó tucumbó pokintang. Piedras escritas é

PRIMERA REUNIÓN DEL CONGRESO CIENTÍFICO LATINO-AMERICANO 19

halo anudados se titula un curioso trabajo del señor Carlos Honoré.

Daniel Barros Grez trata de descifrar en una ingeniosa monogra- fía la inscripción americana prehistórica del cajón del Alto Tingui- ririca en Chile.

El señor Guido Boggiani presenta un detenido estudio de lin- gúística sudamericana sobre los idiomas Payaguá y Machicuí.

Los primitivos habitantes de San Juan, los Huarpes, son objeto de estudio especial por el señor Desiderio Segundo Aguiar, termi- nando el interesante tomo con una paciente investigación biblio- gráfica del señor Carlos Prince sobre Libros doctrinarios en idiomas y dialectos indicos-peruanos. |

Pueden estar satisfechos los iniciadores del Congreso Científico Latino-Americano del hermoso resultado obtenido, pues es alen- tador que, á pesar de tratarse de una<